Nadia Koval.

Sergei Prokofiev





El comienzo del reconocimiento

El per?odo durante el cual la m?sica de Prokofiev comenz? arecibir su primer reconocimiento coincide con una etapa cr?tica de la cultura rusa. Cuando se apaciguaron las batallas de la Primera Revoluci?n rusa de los a?os 19051907, la gran mayor?a de la inteligencia burguesa volc? su inter?s en las tendencias reaccionarias y decadentes en la filosof?a, literatura, pintura y m?sica, sumergi?ndose en el individualismo, el misticismo y la complejidad formal. El brillante Skriabin encaja sus emociones en el subjetivismo y en las formas ultra-refinadas de expresi?n. Algunos de los j?venes compositores que dieron la espalda ala tradici?n nacional, comenzaron acalcar la m?sica occidental, en su mayor?a, la francesa. Se puso de moda imitar ala exquisitamente perfumada m?sica de los impresionistas. Rebikov, Tcherepn?n, Vasilenko y otros, siguieron esta tendencia, describe Izrael Nestiev acerca de la situaci?n musical en Rusia en su libro sobre Prokofiev.

El representante m?s t?pico del modernismo ruso fue Igor Stravinski. ?l hab?a dejado Rusia unos a?os antes de la Revoluci?n de Octubre de 1917. Desde 1910viv?a en Par?s y escrib?a la m?sica que ten?a que satisfacer los gustos de los franceses. En sus obras m?s notables compuestas en el Oeste, tales como Las Bodas y La Consagraci?n de la Primavera, mezcla el primitivismo arcaico con las melod?as folcl?ricas rusas y las cambia d?ndoles un sentido moderno para impresionar alos oyentes con algo nuevo y ex?tico. Miaskovski escribi? en 1913: Me siento algo perturbado al saber que Stravinski est? enredado e intrincado con el primitivismo. Adem?s estoy seguro de que los 38.000francos han afectado su actitud hacia su propio arte.

El joven Prokofiev respond?a con gran entusiasmo alas m?s extremas composiciones de Stravinski y Skriabin. Escuchaba varias veces Prometeo y las ?ltimas Sonatas de Skriabin compar?ndolas con las primeras obras del compositor, que consideraba pasadas de moda. Le gustaban Las Bodas y expresaba gran admiraci?n por las Tres Canciones para Voz y Piano de Stravinski. En esta miniatura estilizada sutilmente sobre los temas folcl?ricos rusos, Prokofiev distingu?a una rara combinaci?n entre la sencillez de la parte vocal y la notable complejidad del acompa?amiento. Pero sobre La Consagraci?n de la Primavera opinaba que era ininteligible y que Petrushka estaba repleta de rellenos superficiales. Los comentarios cr?ticos de Prokofiev revelaban, por un lado, su ?vido inter?s por las armon?as picantes einusuales alas que el o?do no estaba acostumbrado y, por el otro, su disgusto por las melod?as tradicionales y de simple contenido l?rico, alas que consideraba como una banalidad.

El 31de diciembre de 1908Sergei hizo su primera aparici?n ante el p?blico. Presentaba susobraspara piano en un concierto de m?sica contempor?nea. Mar?a Grig?rievna hab?a recortado cuidadosamente y juntado todas las publicaciones de las cr?ticas sobre este concierto.

Uno de los art?culos acerca del evento comentaba que las cortas piezas para piano interpretadas por el joven m?sico hab?an sido extremadamente originales. El joven compositor, que todav?a no ha terminado la educaci?n en el Conservatorio, pertenece alas tendencias ultramodernas que van m?s all? del modernismo franc?s por su audacia y originalidad. El notable brillo de su talento se refleja atrav?s de todos los caprichos de su fantas?a creativa, que todav?a no est? balanceada y se encuentra en la r?faga de los sentimientos. (La gaceta Sl?vo) Vera Alpers, con la cual Prokofiev mantuvo una extensa correspondencia durante muchos a?os, recuerda en su diario lo agitado que estaba Sergei despu?s de la ejecuci?n: Sent?a cierto miedo por ?l. Hasta imaginaba que pod?a sufrir un ataque de nervios. ?l corr?a desde el escenario y se sentaba r?pidamente en las escalones. Parec?a que le faltaba el aire. Luego se levantaba de un salto como un loco, golpeaba la puerta y volv?a al escenario.88
Alpers le daba aleer aProkofiev su diario como su compa?era del Conservatorio, por eso estos fragmentos est?n incluidos en laAutobiograf?adel compositor.


[]

Al igual que los escritores, los compositores tambi?n quieren ver sus obras publicadas. Alos 19a?os, Prokofiev ya ten?a cosas para ofrecerles alos editores, aunque tuvo considerables complicaciones desde el principio. En 1910por primera vez mand? dos de sus obras aEditores Musicales Rusos, la editorial reci?n organizada por Sergei Koussevitzki. Con las mejores intenciones, Koussevitzki hab?a invitado aseis famosos compositores para que le ayudasen en la selecci?n de obras para la edici?n. Entre ellos se encontraban Skriabin, Rachm?ninov y Medtner. Sin embargo, los gustos de cada uno eran tan distintos que lo que eleg?a uno, era rechazado por el otro. Ambas obras enviadas por Prokofiev fueron rechazadas. Por eso, en mayo de 1911, con la insistente carta de parte del music?logo Aleksandr Ossovski, el compositor se dirigi? ala editorial de Jurgenson. ?l le ofreci? muy poco dinero por las composiciones presentadas. Prokofiev no lo contradijo, ya que lo m?s importante para ?l era comenzar apublicar. M?s adelante, Jurgenson le pag? aProkofiev 200rublos por su Segunda Sonata y 500rublos por Diez piezas del Op.12.

La situaci?n de Prokofiev como compositor iba consolid?ndose. Un domingo por la ma?ana, el 29de febrero de 1914, en el Gran Sal?n de la Noble Reuni?n de Mosc?, hizo su primera aparici?n en los prestigiosos Conciertos de Koussevitzki. Prokofiev toc? su Primer Concierto para Piano. ?ste hab?a sido el comienzo de una gran amistad creativa con Koussevitzki, quien con los a?os se hab?a convertido en un defensor de la m?sica de Prokofiev y tambi?n en el editor que publicaba sus nuevas obras. Fue su consejero y patrono. El afecto mutuo era tan grande que desde principios de 1920, apesar de la gran diferencia de edad (Koussevitzki le llevaba aProkofiev casi 17a?os), el compositor y el director de orquesta se empezaron atutear.


Sergei Koussevitzki (18741951)


El 26de abril de 1913, muy pronto despu?s de cumplir 22a?os, Prokofiev recibi? una carta de su amigo Max Schmidthoff. Querido Seriozha, te escribo para contarte las ?ltimas noticias me he disparado am? mismo. No te molestes demasiado y t?malo con indiferencia, porque no merece m?s que eso. Adi?s. Max. Las razones no son importantes. Desconsolado, Prokofiev dedica cuatro obras ala memoria de su querido amigo: la Sonata N? 2para Piano, Allemande del Op. 12, el Concierto N? 2para Piano (fragmentos del cual le tocaba aMax y sobre el cual estaba trabajando al momento de recibir la carta de suicidio), y la Sonata N? 4para Piano compuesta en 1917, pero basada en los temas del a?o 1908cuando Prokofiev y Schmidthoff se conocieron por primeravez.

Tratando de ayudar asu hijo asuperar el dolor, Mar?a Grig?rievna lo lleva asu primer viaje al extranjero. Ellos salieron de Rusia el 30de mayo de 1913, y al momento de llegar aPar?s, se alojaron en una pensi?n en el boulevard Malesherbes. En la capital francesa Prokofiev conoce por primera vez los Ballets Russes de Sergei Diaghilev que se presentaron en el Th??tre des Champs-?lys?es. Aunque Prokofiev no pudo asistir ala escandalosa premi?re de La Consagraci?n de la Primavera que tuvo lugar un par de semanas antes, vio Petrushka, la otra obra de Stravinski, Daphnis et Chloe de Ravel, Carnaval de Schumann (orquestado por Rimski-K?rsakov, Glazunov, Tcherepn?n y Arenski) y tambi?n La Trag?die de Salom? de Florent Schmitt. Esta ?ltima fue coreografiada por Boris Romanov, un famoso bailar?n de Mosc?, quien m?s tarde va aayudar aProkofiev en sus propios esfuerzos en componer un ballet.

Despu?s de pasar cuatro d?as en Londres, la madre y el hijo volvieron aRusia. Luego de llegar asu casa, Prokofiev comenz? con las preparaciones para un importante concierto en P?vlovsk, una ciudad ubicada aunos 30kil?metros de San Petersburgo, donde ten?a que presentar por primera vez su Concierto N 2para Piano. La obra dej? al p?blico en una absoluta confusi?n. La mayor?a de los cr?ticos dijo que la m?sica era una violaci?n atodos los c?nones. De los doce comentarios en la prensa, ocho de ellos fueron agudamente negativos.

Las composiciones en el Conservatorio

Las primeras composiciones instrumentales de Prokofiev fueron algo cercanas al romanticismo germano por su car?cter, adiferencia de la contemplaci?n balanceada y nacionalista de los que pertenec?an al C?rculo de Beliayev.99
Una sociedad musical que existi? en San Petersburgo entre 1885y 1908. El c?rculo hab?a recibido su nombre por Mitrof?n Beliayev, un empresario maderero y m?sico aficionado que se convirti? en fil?ntropo y editor musical.


[]
Este ?ltimo fue integrado por la mayor?a de los profesores del Conservatorio y tambi?n por los cr?ticos musicales. Prokofiev, con sus ideas musicales, no parec?a ser ruso, porque estaba poco preocupado por la obligaci?n de usar elementos del folclore en sus trabajos. Hasta cuando se dirig?a ala tem?tica rusa en sus composiciones posteriores le alcanzaba su propia imaginaci?n, sin necesidad de citar fragmentos de las canciones omelod?as folcl?ricas. Algunas de las obras que Prokofiev hab?a escrito entre 1905y 1906quedaron sin terminar. Por ejemplo, la tercera Canzonetta de la serie IV (Alegretto en La menor) por su car?cter, ritmo y armon?a era parecida ala m?sica de Schumann. Por otro lado, el Minueto en Fa menor de la misma serie y el Vals en Sol menor de la serie V ten?an semejanza con los valses de Schubert, los cuales Prokofiev y sus compa?eros de la clase con Rimski-K?rsakov ten?an que orquestar. El rom?ntico car?cter de los valses que el compositor tuvo que crear para varias de sus obras, perdur? por mucho tiempo y encontr? su reflejo en los valses del ballet La Cenicienta y de la ?peraGuerra y Paz. La fractura en las preferencias de Prokofiev era bastante abrupta, cuando de las peque?as obras se dirigi? hacia un drama musical de gran escala. Esto comenz? luego de escuchar las ?peras de Richard Wagner en el Teatro Mariinski, quedando para siempre maravillado con su magn?fica dramaturgia.

Prokofiev fue uno de los pocos compositores del siglo XX que tom? la experiencia teatral de Wagner muy en serio. Al mismo tiempo, en la m?sica para piano el compositor se va m?s lejos todav?a de lo acad?mico ycada vez m?s aplica los elementos de la armon?a inesperada y de la construcci?n raps?dica. Tal vez, all? se encuentra presente cierta influencia de Aleksandr Skriabin. Los amigos de Prokofiev observaban su agudo inter?s por la m?sica de este compositor. Cuando viajaba aS?ntsovka, tocaba para su amigo Vasilii Moroliov las mazurcas y los preludios de Skriabin, y revelaba tambi?n su simpat?a hacia la m?sica de Nikolai Medtner. Este cambio de Schumann aWagner y de Glazunov aSkriabin determinaba su r?pido desarrollo en los a?os del Conservatorio. Las Seis Sonatas escritas en esta ?poca, fueron la mejor prueba del mismo. Dos de ellas fueron olvidadas y las otras tres serv?an como base para la Primera, la Segunda y la Cuarta, que estaban marcadas con el n?mero del opus. La Sonata N? 2en Fa menor (1907), compuesta en tres partes, finalmente se convirti? en la Sonata N? 1, Op. 1(19071909). ?sta se considera la m?s skriabiniana, tanto por su armon?a como por su construcci?n. Prokofiev, adiferencia de la opini?n cr?tica, la imaginaba completamente acad?mica por su forma. Y, adem?s, aclaraba:


Resulta que muy frecuentemente se encuentra la opini?n de que la sonata compuesta por varias partes representa una forma cl?sica y que la sonata de una sola parte representa una forma moderna. Este concepto es err?neo, porque las sonatas pre-mozartianas muchas veces se escrib?an con una sola parte; las otras, compuestas en distintas formas de rond?, no eran m?s que una adici?n ala primera y m?s importante secci?n.


La Sonata N? 2para Piano, Op. 14, es uno de los m?s destacados y finos logros del joven m?sico. Boris Asafiev, un famoso cr?tico musical, observaba: En la Sonata N? 2las alas de la imaginaci?n del compositor crecieron tanto que en cada frase musical uno puede sentir el voluntario y obstinado ardor del compositor. Uno puede escuchar y decir atrav?s de su obra: ?As? lo deseo! ?Que sea de esta manera!. La Sonata N? 3en La menor, compuesta en 1907, se convirti? despu?s de algunos cambios en la Sonata N? 3, Op. 28. Tambi?n era de un solo movimiento. Estaba dedicada asu compa?ero y amigo de casi toda la vida, el poeta Boris Bashkirov-Verin, y era completamente prokofiana, con su empuje viril y el caracter?stico juego sobre las teclas blancas. Asafiev consideraba que era la mejor entre las sonatas de un movimiento de Prokofiev. La Sonata N? 4se perdi?. La Sonata N? 5, con algunos arreglos y complementos, sali? de la temprana Sinfon?a en Mi menor y se transform? en la Sonata N? 4, Op. 29. Es una de las sonatas m?s significativas del compositor por su forma y contenido.

En el verano de 1912Prokofiev compuso la Toccata, Op. 11, que asombr? alos oyentes por su atrevida armon?a y exaltado ritmo. En una carta, escrita en marzo de 1912, Miaskovski cuenta: Hace poco S. Prokofiev escribi? una peque?a cosa que me volvi? completamente loco la Toccata para Piano. Es diab?licamente clara, c?ustica, en?rgica, de car?cter fuerte. Los temas musicales son extremadamente simples y originales. () es su obra m?s madura. Las caracter?sticas de tal forma musical la toccatase encuentran en varias obras del compositor, como por ejemplo en las composiciones para teatro para describir las dram?ticas peleas, las incre?bles carreras y los enfrentamientos de las fuerzas agresivas.

Sus primeras obras sinf?nicas Prokofiev las compon?a bajo las instrucciones de Tcherepn?n. En 1909compuso la Sinfonietta, Op. 5; en 1910, dos poemas sinf?nicos: Sue?os, Op. 6yOto?al, Op. 8; en 1911, el Concierto N? 1para Piano y entre 1912y 1913el Concierto N? 2para Piano. Comparando sus Conciertos para Piano, Prokofiev observaba que el Primero ten?a ciertas tendencias acrob?ticas yel Segundo estaba orientado aser m?s profundo.

Seg?n el compositor, la Sinfonietta, pensada como una transparente pieza para una peque?a orquesta, no ten?a mucho ?xito porque ?l no dispon?a todav?a de la habilidad para componer de modo ligero y gracioso. La Sinfonietta tom? su forma actual luego de dos revisiones del autor. Sue?os, una obra de car?cter pensativo y lento, estaba planeada para una orquesta grande. Un cr?tico dej? la siguiente observaci?n en la revista Teatro y deporte: Esta m?sica no exitosa s?lo pod?a ser compuesta por alguien que permanece en un sue?o. Est? claro queSue?os fueron dedicados al autor de Reverie. Aunque el mismo Prokofiev negaba que la obra estuviese influenciada por Skriabin, en este per?odo sent?a una gran admiraci?n por su m?sica, especialmente por su Tercera Sinfon?a, de la primera parte de la cual hizo la transcripci?n para piano. La obraOto?al tambi?n estaba escrita para una orquesta grande, de un ?nimo sombr?o que hace acordar aLaisla de los muertosde Sergei Rachm?ninov. Al igual que Sue?os, tuvo varias revisiones. De todas las obras compuestas casi al mismo tiempo, s?lo los Conciertos para Piano fueron considerados como cumplidores de la tarea conceptual, musical y estructural.

En el verano de 1911Sergei Prokofiev compuso la ?pera Maddalena (de un acto) para ser interpretada por los estudiantes del Conservatorio, lo que no tuvo lugar debido aque la obra era dif?cil de cantar. De las cuatro escenas s?lo una era orquestada. En 1913Prokofiev reescribi? la ?pera, pero la dej? sin orquestaci?n. Por un milagro se conservaron los dos ?ltimos actos de su otra ?pera Undina, que en el proceso de trabajo pas? de tener cinco actos acuatro. El fragmento que qued? hab?a sido compuesto en el per?odo de marzo ajulio del 1907, pero no fue orquestado. M?s adelante, Sergei lo deja en la casa de su novia Nina Mescherskaya en San Petersburgo. Y s?lo d?cadas despu?s los familiares de Mescherskaya le devolver?n al compositor el manuscrito. Undina tiene varios momentos que caracterizan la obra como una verdadera ?pera: grandes introducciones orquestales abren el tercer y el cuarto acto se articulan con las extensas partes vocales, aunque carece de combinaci?n arm?nica entre las partes vocales, sinf?nicas y el texto.

De esta manera, se ve?a bien claro que en el Conservatorio la personalidad musical del joven Prokofiev ya estaba definida y no admit?a la autoridad de nadie. Todo lo suave, lo elegante y lo correcto lo enfermaba. Detestaba los estereotipos no s?lo en la vida, sino tambi?n en el arte. Trataba de ser original no solamente en sus expresiones art?sticas, sino tambi?n en la vida misma. M?s omenos en este per?odo, Prokofiev comienza aaplicar su inusual firma, S. Prkfv, en la que elimina las vocales de su apellido.

El ajedrez en la formaci?n del compositor

Desde oto?o de 1907Sergei Prokofiev comenz? aasistir al Club de Ajedrez de San Petersburgo que se encontraba sobre la Avenida Nevski. Esto no le gustaba asu madre porque consideraba que para un ni?o que a?n no era emocionalmente maduro todav?a era muy pronto para concurrir aun cerrado club masculino. Es interesante observar que durante toda su vida Prokofiev fue miembro de s?lo dos asociaciones: la de ajedrez (19131914) y la Secci?n Moscovita de la Uni?n de Compositores (desde 1937).

Con el paso de los a?os, el inter?s por el ajedrez pas? aser una fuerte pasi?n que le ayud? mucho en su trabajo creativo. El ajedrez para m? es un mundo particular. Un mundo de lucha, proyectos y pasiones, dec?a el compositor. Las pasiones y la rivalidad que bull?an en el club lo atraparon mucho m?s que el tiempo libre con los chicos del Conservatorio. En este club Sergei ten?a la posibilidad de asistir alos partidos con la participaci?n de Emanuel Lasker, Jos? Ra?l Capablanca, Aleksandr Aliojin, Aaron Nimzovich, entre otros. ?Incluso una vez pudo ganarle aCapablanca! Aveces se vengaba atrav?s del ajedrez. El compositor Vladimir Dukelski (m?s conocido con el nombre de Vernon Duke) recordaba que amediados de 1920hab?a criticado aProkofiev por su Quinta Sonata para Piano, diciendo que la obra era demasiado cerebral. El compositor se enoj? mucho y como ?ltimo argumento en su debate le declar? aDukelski que tal vez ten?a raz?n, pero que era un mediocre ajedrecista.

En el a?o 1930, Prokofiev comenzar? aense?arles asus hijos ajugar al ajedrez. Su hijo menor, Oleg, recordaba despu?s, que el ajedrez era el pasatiempo m?s querido de su padre. Para ?l este juego era un deporte intelectual que le serv?a mucho para la composici?n musical. Posiblemente, ?ste era el entrenamiento de su creatividad ala que se sumaban, obviamente, los principios art?sticos. Como en cualquier juego, exist?an momentos de riesgo, trampa y victoria. El esp?ritu deportista, creado en ese per?odo, luego marc? el car?cter del compositor. Lo intelectual, lo l?gico y lo constructivo dominaba en las composiciones de los a?os del Conservatorio. Existe la opini?n de que al analizar c?mo Sergei Prokofiev jugaba al ajedrez y constru?a los pasos, es posible revelar los secretos de la construcci?n musical de sus primeras obras. Seg?n los testimonios de sus numerosos rivales y las descripciones de los partidos, se entiende que en lugar de la cuidadosa actitud detr?s de la tabla, Prokofiev prefer?a el m?todo del riesgo y el repentino cambio del desarrollo del partido. Tuvo que dejar los estudios de la teor?a del ajedrez entre 19171918porque hab?a comenzado la Revoluci?n de Octubre y la mayor?a de los espacios del club fueron utilizados como hospital militar.

Primeros a?os despu?s del Conservatorio

Como recompensa por la eficaz finalizaci?n del Conservatorio, Mar?a Grig?rievna le propuso asu hijo un viaje al extranjero. Sergei hab?a elegido la ciudad de Londres, donde la Compa??a de Ballet de Diaghilev se encontraba triunfando y al parecer el joven empresario ruso Sergei Diaghilev ten?a la llave del ?xito musical en Europa.


Sergei Diaghilev (18721929)


En 1909, con s?lo 36a?os, Diaghilev ya ten?a terminados los estudios de Derecho y de m?sica, fue director asistente del Teatro Imperial de San Petersburgo, fund? y dirigi? la revista de arte Mir iskusstva (El Mundo del Arte), y hab?a presentado tres exposiciones de la Pintura Rusa, la ?pera yla M?sica en Par?s. Con una brillante mente comercial que iba por delante de su tiempo, sab?a que la cultura rusa era fant?sticamente negociable. Su combinaci?n de la melancol?a eslava, el exotismo asi?tico y el radicalismo fueron extremadamente nuevos para el mundo del Este. Acomienzos del siglo XX, el ballet tradicional cl?sico de Europa estaba en decadencia. En Rusia, sin embargo, se estaba experimentando un Renacimiento, con una nueva generaci?n de bailarines y core?grafos galvanizados por la fermentaci?n de las energ?as revolucionarias en la pol?tica y el arte del pa?s. Fue ?sta la generaci?n que Diaghilev llev? aPar?s en 1909, y luego aEuropa y alos Estados Unidos. El repertorio de la compa??a siempre se encontraba en constante cambio. Los ballets de un acto sustituyeron alos espect?culos de longitud completa. Cada obra fue un experimento en el tema y el estilo. En mayo de 1909, Par?s estaba lleno de conversaciones acerca de una compa??a de j?venes bailarines de Rusia que acababa de llegar ala ciudad. Entre ellos se encontraba Ida Rubinstein, que sorprend?a alos parisienses pase?ndose por las calles con una pantera. Tambi?n estaba Anna Pavlova, cuyo delicado baile fue convertido en leyenda y, por ?ltimo, Vaslav Nijinsky, aquien llamaron el Dios de la danza por la incre?ble altura de sus saltos. Los Ballets Rusos hab?an hecho sus presentaciones durante 20a?os, y las terminaron luego de la prematura muerte de su empresario. Entre 1909y 1929realizaron m?s de 50espect?culos nuevos. Diaghilev reuni? los mejores core?grafos, compositores y pintores que convirtieron asu compa??a en un generador de nuevas y modernas ideas art?sticas. En 1913, el ballet La Consagraci?n de la Primavera gener? disturbios en el Th??tre des Champs-Elys?es, porque el p?blico no pudo aceptar la ferocidad primitivista de la coreograf?a de Vaslav Nijinsky y la m?sica de Igor Stravinski. En contraste, la producci?n de la ?pera El Gallo de Oro de Rimski-K?rsakov, prohibida en Rusia por sus sentimientos anti-zaristas, se convirti? en un ?xito incondicional. Diaghilev era muy ambicioso y pon?a todas las fuerzas de su voluntad para el ?xito de su emprendimiento. De esta manera, en 1914se estren? el ballet La l?gende de Joseph de Richard Strauss y en 1917el Parade como el primer ballet cubista, con un dise?o de Picasso y con la m?sica de Erik Satie, el libreto de Jean Cocteau y la coreograf?a de Leonid Massine.





: 1 2 3 4 5 6