Nadia Koval.

Sergei Prokofiev






Toda mi vida estuve profundamente agradecido amis padres, quienes desde la infancia desarrollaron en m? el amor por el orden y la habilidad de organizar personalmente todos mis asuntos.


Aquel verano el padre le ense?? aSergei su biblioteca por primera vez. Las novelas aventureras de Mayne-Reid, las historias fant?sticas de Julio Verne (libros que Sergei le?a en franc?s), cedieron el camino ala literatura cl?sica de Iv?n Turgu?nev, Aleksandr Ostrovski, Le?n Tolst?i y Nikolai G?gol.

Un d?a vino aS?ntsovka un joven veterinario, llamado Vasili Morolev. Le gustaba la m?sica y pronto se convirti? en un sincero admirador de las obras de Prokofiev. Muchas veces tocaban acuatro manos las transcripciones para piano de las sinfon?as de Beethoven y las oberturas de Rossini. Su amistad perdur? durante m?s de cuarenta a?os. El compositor le hab?a dedicado dos de sus obras: la Sonata para Piano en Fa menor, Op. 1y la Marcha, Op.12.

En oto?o de 1906, Sergei comenz? atener clases de piano con el profesor Aleksandr Winkler. En septiembre los tres grandes profesores hab?an vuelto al Conservatorio y Prokofiev sigui? con las clases de contrapunto con Li?dov. Entre los nuevos alumnos se encontraba Nikolai Miaskovski, quien se convertir?a en uno de los grandes amigos de Prokofiev. Su amistad comenz? en el momento en que Miaskovski toc? para Prokofiev su transcripci?n de la Serenata en Sol mayor de Max Reger, la cual dej? una fuerte impresi?n en ?l. Luego los j?venes se juntaban en la casa de Prokofiev para tocar acuatro manos la transcripci?n para piano de la Novena Sinfon?a de Beethoven. Pronto entre ellos se estableci? una conexi?n especial, que se volc? tambi?n en un largo per?odo de una voluminosa correspondencia.


Nikolai Miaskovski (18811950)


Durante varios a?os se mandaban uno al otro los fragmentos de sus nuevas obras y cada uno daba su opini?n sobre las composiciones. Prokofiev comentaba con gran satisfacci?n en su Diario que esta correspondencia hab?a desarrollado mucho m?s sus habilidades compositivas que las clases de Li?dov.

En el verano de 1907, Sergei comenz? aasistir ala clase de direcci?n orquestal de Nikolai Tcherepn?n. Era un brillante m?sico, que pod?a opinar con la misma profundidad sobre la m?sica antigua, como sobre la moderna. ASergei le gustaba la personalidad de Tcherepn?n. En primer lugar, porque no ten?a un respeto obligatorio hacia los famosos compositores. Por ejemplo, le gustaba la m?sica de Tchaikovski, pero no de la manera como le gustaba ala mayor?a, es decir, s?lo como el autor de sus ?ltimas sinfon?as y de los ballets El Lago de los Cisnes y El Cascanueces. Le gustaba Tchaikovski como el compositor de sus primeras sinfon?as: la Sinfon?a N 1Sue?os de invierno, la Sinfon?a N 2Peque?a Rusia y la ?pera Cherevichki, basada en la obra literaria de Nikolai G?gol.

As? mismo, Tcherepn?n lamentaba que en su ?pera Eugenio On?gin, el compositor haya ignorado la escena m?s po?tica del poema de P?shkin, cuando Tatiana visita la inhabitada casa de On?gin. ?Si ?l hubiese sabido qu? idea asombrosa hab?a creado en el alma de Prokofiev! En el a?o 1936, el compositor har?a la m?sica para el espect?culo Eugenio On?gin, donde representa en su manera m?s po?tica-aguda la escena rechazada por su gran predecesor.

Tcherepn?n le dec?a aProkofiev: Usted no tiene talento para conducir una orquesta, pero desde el momento en que entend? que su camino es el de la composici?n, supuse que un d?a tendr? que dirigir sus obras. Por eso, decid? que tendr? que ense?arle. No obstante, Sergei Prokofiev no se convirti? en un destacado director de orquesta. Al finalizar el curso, pudo dirigir la presentaci?n de Las Bodas de F?garo de Mozart, aunque no se sinti? muy c?modo sobre el podio hasta el momento en que termin? el Conservatorio y comenz? adirigir sus propias composiciones. Tcherepn?n cumpli? un importante rol en el desarrollo musical de Prokofiev. Cuando hablaba sobre la m?sica con su inagotable entusiasmo, le parec?a aSergei que estaba viajando atrav?s del tiempo. Sab?a hacer interesant?simos an?lisis de las ?peras. Muchas veces se sentaba al lado de Prokofiev durante los ensayos de la orquesta del Conservatorio y le comentaba sobre la m?sica de Haydn: Ahora escuche el sonido del fagot. El estudiante comenz? asentir un gusto particular por la m?sica de Haydn y Mozart, que m?s tarde se reflejar?a en su Sinfon?a N 1Cl?sica.

El contacto con estudiantes m?s grandes que ?l, la participaci?n en discusiones creativas y tambi?n la asistencia alos conciertos de m?sica sinf?nica y oper?stica, contribuyeron ala posibilidad de su r?pido desarrollo art?stico. Sergei se hab?a sumergido completamente en el oc?ano de la m?sica cl?sica. Entre las obras que le gustaban se encontraban la Suite de la ?pera Mlada de Rimski-K?rsakov, las Variaciones sobre un tema Rococ? y la Obertura-Fant?stica Romeo y Julieta de Tchaikovski, las Piezas Orquestales de Liadov, la Sinfon?a en C menor de Tan?yev, el Segundo Concierto para Piano de Rachm?ninov, la Tercera y la Quinta Sinfon?a de Beethoven, la Segunda Sinfon?a de Schumann y la Sexta Sinfon?a de Glazunov. Me gusta mucho la m?sica de Schumann. Particularmente sus sonatas para piano y Carnaval, escrib?a en sus Diarios. En febrero de 1907asisti? al estreno de la ?pera La Leyenda de la ciudad invisible de Kitezh de Rimski-K?rsakov. La incre?ble potencia ?pica de la ?pera dej? una imborrable huella en su memoria. En sus horas libres, le gustaba estudiar el sistema del leitmotiv de la Tetralog?a de El Anillo de los Nibelungos de Wagner.

Durante el mismo a?o, por la orden del inspector, Prokofiev, de diecis?is a?os de edad, ten?a que volver alas clases de educaci?n general en el Conservatorio. Despu?s de estar casi tres a?os entre adultos, ahora se hab?a reunido con alumnos de su edad, la mayor?a de los cuales eran chicas. Sergei se hizo amigo de algunas de ellas, incluyendo aLeonida Glagoleva, que se convirti? en el objeto de su agrado. Su relaci?n termin? despu?s de la graduaci?n, pero la impresi?n que produjo Glagoleva sobre Prokofiev se reflejar? en sus ?peras Maddalena y El Jugador, centradas en una caprichosa y algo emocionalmente desequilibrada mujer. La amistad m?s duradera fue con Vera Alpers, que seg?n Prokofiev amaba hablar sobre la m?sica. Mientras que Prokofiev la consideraba s?lo como una amiga, ella sent?a celos cuando ?l se interesaba en otras chicas.

Aprincipios de 1908, Prokofiev fue invitado aparticipar en las Tardes de la M?sica Contempor?nea, una serie de conciertos organizados en San Petersburgo por los l?deres del movimiento El Mundo del Arte. En estos conciertos se pod?a escuchar obras musicales vanguardistas: las ?ltimas composiciones de los compositores alemanes, franceses y tambi?n rusos, como las del joven Stravinski, por ejemplo.

Las vacaciones del mismo a?o Prokofiev las pas? alas orillas del mar Negro, en Sujumi, junto ala madre y su t?a Tatiana. Estaba tan maravillado por el lugar y su estad?a de tres semanas all?, que luego escribi?: El sur, las noches de julio, el mar, el maravilloso perfume de los ?rboles y las plantas del sur, el brillantemente iluminado puerto?todo fue una delicia. ?l volvi? muchas veces m?s aSujumi e, incluso, escribi? unas de las m?s finas obras tempranas all?.

En agosto de 1908, Sergei anota en su Diario:


La decisi?n de escribir una sinfon?a surgi? el oto?o pasado. Y ahora, estando en S?ntsovka, comienzo de trabajar con muchas ganas. Miaskovski iba aescribir un cuarteto, pero yo le aconsej? componer una sinfon?a. Y ahora ?l tambi?n escribe una sinfon?a. En el oto?o debemos terminarlas y mostr?rselas aGlazunov. Esperemos que las podamos tocar en uno de los conciertos estudiantiles.

Estoy escribiendo la sinfon?a con mucho cuidado, dedicando mucho tiempo ala b?squeda de temas: quiero que salgan hermosas y elegantes, y lo que es m?s importante, originales. En la mayor?a de los casos me siento satisfecho. Componiendo el segundo tema del primer movimiento llegu? aadmirarlo, pero de repente tuve miedo de si la he robado de alg?n lado. Miaskovski me tranquiliz?; me dijo que una parte le hizo acordar aun cuarteto de Brahms. Pero yo no conozco los cuartetos de Brahms, por eso no voy acambiar nada. Voy aescribir una sinfon?a m?s corta posible (?que podr?a ser peor que una sinfon?a larga!) en tres movimientos sin scherzo. Scherzo debe estar brillantemente orquestado, alo que no me atrevo. Y no es mi fuerte un scherzo. M?s tarde me vino la idea de escribir un scherzo satanique pero, finalmente, he decidido hacerlo en otro momento. Aveces tengo miedo de que no voy apoder terminar la sinfon?a; aveces pienso que va asalir mal. Pero, por suerte, cuanto m?s avanzo, m?s tranquilo me siento. Miaskovski est? muy satisfecho con mis temas (lo que no puedo decir sobre los suyos).


Afines de la primavera de 1909, en el mes de mayo, Prokofiev ten?a que rendir el examen final de composici?n. Para ?ste present? su nueva versi?n de su temprana ?pera Fiesta durante la plaga44
Esta ?pera no se conserv?.


[]
y la Sonata para Piano. Estas dos obras causaron una explosi?n de descontento entre los profesores. Los examinadores ni siquiera lo dejaron terminar de tocar la Sonata. Pero teniendo en cuenta que Sergei ya ten?a escritas varias obras que merec?an el inter?s, le pusieron de nota un455
La calificaci?n m?s alta en Rusia es5.


[]
. Miaskovski hab?a recibido la misma calificaci?n. Aparentemente, Aleksandr Glazunov y otros miembros de la comisi?n no compart?an y no aprobaban las modernas tendencias en la m?sica de sus egresados. Liadov, alo largo del examen, gritaba: ?Todos ellos quieren ser como Skriabin! Pero Skriabin lleg? aesto luego de veinte a?os de b?squeda, y Prokofiev quiere escribir as? casi desde los pa?ales. ?Su sonata es una caminata de elefantes!. En aquel momento, Prokofiev se sinti? muy ofendido por recibir un papirotazo en la nariz de parte de los adultos. Pero pasar? el tiempo y confirmar? su gran talento de compositor.

Luego de haberse graduado del curso de composici?n, Prokofiev recibi? la designaci?n oficial de artista libre. Para festejar este evento pidi? asu madre que le comprase un traje gris, camisas de color, corbatas, gemelos y zapatos amarillos. Alg?n tiempo antes de la graduaci?n, Prokofiev se encontr? con Maximilian Schmidthoff, un estudiante en un curso m?s bajo que ?l. Altamente inteligente, Schmidthoff compart?a con Sergei el gusto por las charlas sobre filosof?a y la m?sica. Alentado por Max ?como sol?a presentarse Schmidthoff? Prokofiev comienza aleer aSchopenhauer, cuya escritura va atener una muy marcada influencia sobre el futuro compositor. Pronto Schmidthoff se convertir? en uno de los m?s queridos amigos de Prokofiev.

En febrero de 1910el padre de Prokofiev se traslad? aSan Petersburgo con la idea de vivir junto asu familia, pero se sinti? mal de improvisto y se lo tuvieron que llevar al hospital. En marzo, los m?dicos descubrieron que Sergei Aleks?ievich ten?a c?ncer de intestino. Lo operaron el 10de abril, pero su situaci?n era cr?tica porque el c?ncer se expand?a aotros ?rganos. Ahora, Sergei y Mar?a Grig?rievna lo iban avisitar todo el tiempo al hospital. La nueva operaci?n en mayo no pudo cambiar nada. Sus ?ltimos d?as los vivi? bajo la influencia de la morfina. El padre de Prokofiev muri? el 23de julio de 1910, sin recobrar el conocimiento. Fue enterrado en el Cementerio Novodevichy de Mosc?. El 10de agosto de 1910, Prokofiev hab?a escrito en su Diario:


?Si yo lo amaba? No lo s?. Si ?l hubiese sido ofendido por alguien, hubiese hecho todo para protegerlo. En cuanto al amor, durante los ?ltimos seis a?os perd? contacto con ?l. Ten?amos muy pocos intereses en com?n. Lo vi s?lo en cuatro ocasiones, cuando ?l ven?a en invierno aSan Petersburgo. Y entonces, el principal punto de contacto eran las clases de ?lgebra, la geometr?a y el dibujo que yo recib?a cuando volv?a aS?ntsovka. Aveces, las clases eran agradables; otras veces no, por el exceso de pedanter?a de pap?. De todos modos, siento que en ese momento no llegu? avalorar completamente la excepcional personalidad de mi padre, que hizo much?simo para su hijo ?nico, y quien con su duro trabajo por mucho tiempo estuvo sosteni?ndome materialmente.


Con los cinco a?os de carrera de composici?n, los estudios de Prokofiev no hab?an terminado en el Conservatorio: decide seguir otra carrera la de pianista. Despu?s de deliberar mucho, decidi? dejar de estudiar con Winkler y se inscribi? alas clases de Ana Yesipova, la profesora de piano m?s reconocida. En su Diario anota:


Estudiar con Yesipova es un placer. Cada vez que preparo la lecci?n, lo hago cuidadosamente, para que suene con m?s claridad e inteligencia. ?Qu? suerte que me fui de Winkler! Pero no obstante, el recuerdo de ?l es sagrado. Y en la memoria de los antiguos buenos a?os, durante el verano compuse especialmente para ?l los cuatro Estudios para piano y se los dediqu? con las palabras Al querido Maestro. El d?a antes de ayer se los entregu? aWinkler, y ma?ana tendr? que encontr?rmelo accidentalmente en el conservatorio y preguntarle si le han gustado.


Al principio todo iba bien con las clases de Yesipova, y la profesora dec?a con orgullo que ten?a en su clase aun alumno que sab?a escribir sus propias sonatas.66
En aquel momento, Prokofiev hab?a terminado suPrimerSonata, Op. 1, y ella le hab?a ayudado ainsertar el pedal.


[]
Pero despu?s de un tiempo, Prokofiev empez? asentir que el m?todo de Yesipova, basado en los patrones cl?sicos, era muy aburrido para ?l. Si el temperamento del alumno coincid?a con el de la profesora, los resultados eran admirables. Pero si el alumno demostraba cierta originalidad, ella en lugar de desarrollarla, la quer?a suprimir, recordaba ?l. Ella le insist?a que tocase m?s Mozart, Schubert y Chopin cuando se ocupaba de encontrar su propio lenguaje, y por eso, no entend?a c?mo uno pod?a preocuparse por las sencillas armon?as de Mozart.

El examen final de piano se present? en dos partes. La primera tuvo lugar el 12de marzo de 1914, donde Prokofiev ten?a que interpretar las obras de Bach, Mozart, Beethoven, Chopin, Schumann y Lizst. Los examinadores le pusieron la nota m?s alta, 5+. Despu?s del primer examen, Prokofiev escribi? en su Diario:


Es muy lindo sacarse de encima este examen. Pero el segundo est? por venir. ?La interpretaci?n de mi propio concierto me salvar? ome matar?? ?Quedar?n enojados los examinadores por su disonancia o, por el contrario, quedar?n impresionados por su brillantez e impetuosidad? De todos modos, ya es demasiado tarde para empezar aestudiar otro concierto. Pero estoy seguro de que se puede tocar mi obra de tal manera que los examinadores se queden sin palabras, y en eso est? la victoria. Adem?s, este es el primer caso: ninguno de los alumnos del Conservatorio de San Petersburgo ha interpretado jam?s su propio concierto en el examen final.


El 22de abril de 1914, Prokofiev toc? brillantemente su Primer Concierto para Piano en el examen final. Su m?s cercano rival para obtener el primer lugar en la carrera fue Nadezhda Golubovskaya.77
Profesora del Conservatorio en el futuro.


[]
Ala espera de la decisi?n del comit? del examen, Prokofiev invit? aGolubovskaya ajugar al ajedrez. La comisi?n estuvo afavor de Prokofiev, lo que significaba el otorgamiento del t?tulo de Laureado del Conservatorio y el Premio de Ant?n Rubinstein un piano nuevo fabricado por Schroeder, que se entregaba cada a?o al mejor pianista graduado.


S?, fue una victoria, y muy importante para m? porque ocurri? en mi Conservatorio favorito, donde no me dieron golpecitos en la cabeza como aun buen alumno, sino que gan? con una nueva palabra, mi palabra, pronunciada contra la rutina y la vieja tradici?n establecida en el Conservatorio.


Los resultados de los ex?menes finales hab?an sido publicados en los peri?dicos de San Petersburgo. El domingo 24de mayo de 1914en la Sala Teatral del Conservatorio, ala una de la tarde, se celebr? el Acto p?blico del Egreso N 49de los estudiantes del Conservatorio de San Petersburgo.

Los profesores

Aleksandr Glazunov (18651936)


Ya siendo parte del Conservatorio, Prokofiev realizaba varias rebeld?as en contra de Glazunov, consider?ndolo exponente de una visi?n conservadora de la m?sica. Sin embargo, la discordia entre ellos no dur? mucho tiempo. Como se sabe, Glazunov observaba seriamente los pasos de Prokofiev en su carrera y muchas veces le ayudaba en la promoci?n de sus primeras obras. Durante toda su vida Prokofiev guard? un profundo respeto hacia ?l. La influencia creativa de Glazunov se reflejaba en el hecho de que muchas veces los estudiantes practicaban tocando su m?sica en sus casas. Por ejemplo, Prokofiev y Miaskovski interpretaban acuatro manos la reducci?n para piano de su Quinta y Sexta Sinfon?a. Con Vera Alpers, tocaba la S?ptima y Octava Sinfon?a. Apesar de que Sergei Prokofiev siempre trataba de evitar cualquier tipo de influencia sobre su arte, con el paso de los a?os demostraba cada vez m?s cierta dependencia de lo que sent?a en los a?os de su juventud. Tal vez por eso su Quinta Sinfon?a, compuesta en 1944, result? absolutamente madura, musicalmente entera y perfecta por su forma que recuerda alas obras de Glazunov.


Nikolai Rimski-K?rsakov (18441908)


Rimski-K?rsakov estaba acargo de las clases de orquestaci?n. Sus clases duraban cuatro horas por semana y aellas asist?a una gran cantidad de alumnos. Con tanta gente, era imposible dedicarle tiempo acada uno de ellos. Prokofiev recordaba que las clases no eran demasiado eficaces porque los alumnos se cansaban muy r?pido en el lapso de esas horas. Muchas veces el profesor dedicaba todo el tiempo en la correcci?n de las tareas. Un d?a los alumnos tuvieron que hacer la orquestaci?n de la Marcha para cuatro manos de Schubert. ARimski-K?rsakov no le hab?a gustado lo que hab?a hecho Sergei. Le pregunt?: ?Qu? es esto? ?Por qu? la melod?a central est? interpretada por un violoncelo solo?. Prokofiev contest?: Porque no me gusta cuando los violoncelos suenan juntos. ?Pero usted lo ha escuchado alguna vez de esta manera?, segu?a el profesor. S?, ayer, en una sinfon?a de Sibelius. ?Pero por qu? en Sibelius y no en la Obertura para Rusl?n y Ludmila de Glinka?, insist?a Rimski-K?rsakov.

No obstante, Prokofiev admiraba la m?sica de Rimski-K?rsakov. Asisti? varias veces al Teatro Mariinski para ver las presentaciones de su ?pera La leyenda de la ciudad invisible de K?tezh. Recordaba que aplaud?a hasta sentir dolor en las palmas.


Anatoli Liadov (18551914)


En cuanto alas clases de Liadov, Prokofiev las recordaba con cierto disgusto, consider?ndolas aburridas y mon?tonas. El profesor le parec?a desagradable y pensaba que ten?a un inter?s m?nimo por despertar una aspiraci?n creativa en los alumnos. Prokofiev contaba que en las clases de contrapunto y fuga Liadov exig?a una correcta conjugaci?n de voces. Si alguien de los estudiantes se atrev?a aintroducir en sus ejercicios alguna libertad, Liadov se molestaba mucho y les gritaba: ?Si est?n aburridos de mis clases, pueden irse alas de Richard Strauss oDebussy!.

Liadov ten?a la reputaci?n de un compositor aclamado, aunque le gustaba m?s componer miniaturas sinf?nicas antes que formas grandes para orquesta. El p?blico moderno lo conoce por las cortas piezas sinf?nicas Baba Yaga y Kikimora. Liadov no les ocultaba alos alumnos que les ense?aba por motivo de no tener otra fuente de ingreso econ?mico. Sergei Prokofiev, que desde la infancia estaba acostumbrado atrabajar intensamente, consideraba al profesor Liadov como un vago fenomenal, aquien no le resultaba dif?cil encontrar cualquier excusa para no venir al Conservatorio adar clases. Rondaban varias an?cdotas acerca de su pereza. Dicen que cuando Sergei Diaghilev, el director de los Ballets Rusos en Par?s, quer?a presentar El p?jaro de fuego, se dirigi? aLiadov con la propuesta de componer la m?sica para este ballet. Liadov acept? la oferta, pero el tiempo pasaba y el asunto no se mov?a del punto muerto. Cuando le preguntaron si la m?sica estaba lista, Liadov contest? con mucho optimismo que todo iba bien y que ya hab?a comprado el papel para escribir las notas. Finalmente, Diaghilev estuvo obligado apedirle aIgor Stravinski que escribiese la m?sica.


Nikolai Tcherepn?n (18731945)


Era profesor de direcci?n orquestal. Se lo llamaba El Temido Tcherepnin, porque sus duras cr?ticas alas composiciones de Prokofiev lo persiguieron a?ste durante a?os. Prokofiev se quejaba amenudo de sentir c?mo Tcherepn?n respiraba en su nuca, mir?ndolo. Hab?a sido tan duro s?lo con Prokofiev porque reconoc?a su gran talento, y quer?a evitar el desarrollo de las ideas modernas en la cabeza de su alumno. Bajo la influencia de Tcherepn?n, Prokofiev se expuso alas obras de los grandes compositores cl?sicos: Haydn, Mozart y Beethoven. Probablemente, Tcherepn?n fue el responsable del clasicismo de las primeras obras de Prokofiev. En particular, las Sonatas y Conciertos para Piano y la Sinfon?a Cl?sica. El Primer Concierto para Piano, compuesto durante los a?os 19111912, el joven se lo dedic? aTcherepn?n.





: 1 2 3 4 5 6