Nadia Koval.

Sergei Prokofiev





Usted no es moderno, solamente se est? expresando seg?n las coordinadas de su tiempo. Esto no significa ser moderno, significa ser uno mismo.

Pierre Boulez

Nadia Koval,2016

Sergei Prokofiev Jr., ,2016


ISBN978-5-4483-1355-4

Ridero

Prefacio

Despu?s de varios siglos, siendo los servidores de la iglesia, de la aristocracia y de la burgues?a, los compositores modernos, finalmente, pudieron llevar acabo todo lo que deseaban. Luego de un corto per?odo de m?sica nacional-folcl?rica, se reunieron bajo la bandera del cosmopolitismo y la atonalidad. Si para los m?sicos hab?a comenzado la era de los nuevos horizontes, para la gran parte de los oyentes de la m?sica cl?sica, en su sentido com?n, hab?a terminado de existir. Karlheinz Stockhausen, uno de los l?deres de la vanguardia del siglo pasado, subrayaba la importancia de Arnold Sch?nberg en estos cambios: El logro de Sch?nberg consisti? en declarar la libertad alos compositores contra los tradicionales gustos de la sociedad y sus medios; la libertad para que la m?sica evolucione sin interferencias. En otras palabras, hizo entender claramente que ahora el compositor ya no permitir?a ser golpeado por la sociedad.

El surgimiento de la atonalidad y del dodecafonismo corresponde auna sucesi?n absolutamente l?gica dentro de la m?sica y est? fuertemente articulado con los cruciales cambios en la esfera pol?tica y social en Europa del principio del siglo XX. Existe una determinaci?n seg?n la cual la tonalidad se compara con el absolutismo, y cuando ?ste concluye, llega la atonalidad, que simboliza la anarqu?a. Dentro de este esquema, el dodecafonismo ser?a un nuevo ordenamiento de los sonidos. Un ordenamiento mucho m?s democr?tico, donde no hay ning?n tipo de jerarqu?as. Si antes la t?nica, la dominante y la subdominante ten?an mayor importancia en la secuencia musical, ahora cualquiera de las doce notas recibe el mismo derecho de ser igual alas dem?s.

Varios compositores modernos han pasado por la experiencia del dodecafonismo, pero hubo otros m?sicos que en la ?poca de grandes cambios pudieron abstenerse de la moda y encontrar su propia y original manera de expresi?n art?stica. Uno de ellos era Sergei Prokofiev.

Mi propio encuentro con la m?sica de Sergei Prokofiev fue alos nueve a?os, cuando estaba estudiando piano en la escuela de m?sica. Aprendiendo atocar la Tarantella sent? que esta obra no se parec?a aninguna otra que estuviese en el programa de estudio; me fascinaba la combinaci?n del en?rgico staccato con el lirismo de la parte central. Adem?s, los domingos pasaba delante del televisor para mirar una y otra vez aPedro y el Lobo. M?s tarde, siendo ya estudiante universitaria, asist? alos ballets de Romeo y Julieta y El ?ngel de Fuego. Y, obviamente, siempre he estado cautivada por la Sinfon?a N 7y la Cantata Aleksander Nevski.

Pero, definitivamente, ?qu? fue exactamente lo que despert? en m? un gran inter?s por el compositor? Pienso que se deb?a al hecho de que Sergei Prokofiev era un m?sico ?nico que siempre se encontraba en la incansable b?squeda de la originalidad musical y era un valiente innovador, capaz de desafiar alos gustos musicales ortodoxos. Sus propias palabras fueron la mejor confirmaci?n de su credo art?stico: Detesto la imitaci?n. Detesto los recursos trillados.

La decisi?n de escribir este libro se bas?, en primer lugar, en el gran deseo de compartir con el lector mi amor por la m?sica de Prokofiev. Por otro lado, sab?a que no se encontraba f?cilmente su biograf?a en la lengua espa?ola. Siguiendo el consejo de S?ren Kierkegaard, que dec?a que cuando uno piensa escribir un libro debe leer todo lo que se haya escrito sobre el tema seleccionado, he le?do una gran cantidad de material acerca de Sergei Prokofiev y, por supuesto, he escuchado la mayor?a de sus obras. El soporte y fuente principal para este trabajo lo he encontrado en los textos escritos por Sergei Prokofiev mismo: en su Autobiograf?a y en El Diario, que es un complet?simo (?m?s de 1500p?ginas!) e interesant?simo material que sali? publicado por primera vez en Par?s, en el a?o 2002. Otra fuente de informaci?n la hall? en las revistas Three Oranges, que edita la Fundaci?n Sergei Prokofiev. Adem?s, tuve suerte con que en los a?os 2006y 2010hayan salido las grabaciones integrales delas sinfon?as y de las ?peras de Prokofiev en las versiones de la Orquesta Sinf?nica de Londres y del Teatro Mariinski dirigidas por Valeri G?rgiev, las cuales pude conseguir y escuchar detenidamente.

Ahora quisiera hablar un poco acerca de la estructura de mi libro. Est? escrito en tres partes. La primera contiene los momentos m?s importantes de la vida de Sergei Prokofiev. Las citas textuales del compositor est?n escritas en cursiva. La segunda parte incluye las reminiscencias de los familiares, amigos y m?sicos sobre el compositor. Esta parte es particularmente especial para m? porque en ella pude exponerles alos lectores en espa?ol las memorias de los grandes m?sicos que conoc?an aProkofiev. Y, por ?ltimo, la tercera parte contieneinformaci?nsobre las obras m?s significativas de Prokofiev: desde las grandes obras sinf?nicas hasta las composiciones de c?mara. Adem?s de la descripci?n, las obras poseen unas recomendaciones discogr?ficas.

Una observaci?n importante: todas las fechas en el libro est?n indicadas seg?n el Calendario Gregoriano para no crear ciertas confusiones. Se aclara este dato por el motivo de que hasta febrero de 1918en Rusia se usaba el Calendario Juliano, y en ese entonces, en todos los documentos figuraban las fechas seg?n el Calendario del Viejo Estilo.

Durante mi trabajo e investigaci?n me comuniqu? con Sergei Prokofiev Junior, el nieto del compositor, para pedirle permiso para reproducir algunos materiales. ?l apoy? mi idea de escribir el libro, y tambi?n hizo la advertencia de tener cuidado con ciertos datos en la biograf?a de su abuelo, como por ejemplo el tema legado con su segundo matrimonio. Le asegur? que tratar?a de escribir con la mayor precisi?n y cuidado. Y as? fue. Estoy convencida de que cuando uno hace las cosas con amor, el resultado final debe ser bueno.


Sergei Prokofiev,1915

Infancia y juventud
18911917

?Bendito sea el que haya visitado aquel mundo en su hora crucial!

Fiodor Tiutchev

La vida de Sergei Serg?ievich Prokofiev podr?a ser cronol?gicamente dividida en tres partes. Y no solamente en los per?odos que estamos acostumbrados aobservar en cualquier biograf?a la infancia, la juventud y la vejez de una persona. M?s all? de esto, el caso particular de Prokofiev tiene un fraccionamiento estrictamente ligado alos importantes acontecimientos hist?ricos, pol?ticos y sociales. Hay pocos casos en los que un hombre de s?lo sesenta y un a?os experimenta la vivencia de tres distintas ?pocas hist?ricas. Los primeros 26a?os Prokofiev los vivi? en la Rusia zarista; los siguientes 19a?os en los Estados Unidos y Francia, y los ?ltimos 17a?os en la Uni?n Sovi?tica. Ya con s?lo imaginar toda la complejidad del panorama de las condiciones y los cambios sociales nace un gran inter?s por la personalidad y las cualidades art?sticas de Prokofiev.

Para describir la infancia de Sergei Prokofiev no hay nada que inventar. El compositor dej? un complet?simo retrato de su ni?ez en la Autobiograf?a que hab?a comenzado en el a?o 1937y donde describe los primeros a?os de su vida bas?ndose en sus memorias y en la extensa colecci?n de diarios y cartas.


La inclinaci?n avolcar las cosas en la escritura ha sido un rasgo importante de mi persona desde la infancia. Mis padres lo alentaban. Alos seis a?os ya compon?a m?sica. Alos siete, luego de aprender ajugar al ajedrez, tom? un cuaderno y comenc? aanotar las jugadas. La primer jugada, que hab?a titulado Pastoral, era un jaque mate que se lograba en cuatro pasos. Alos nueve escrib?a historias sobre las batallas de los soldaditos de plomo, manteniendo el registro de sus p?rdidas y realizando los diagramas de sus desplazamientos. Alos once observ? c?mo mi profesor de m?sica cuidaba su diario. Me pareci? muy notable, y comenc? amantener el m?o en secreto. Incluso, aveces hac?a notas de los eventos mientras me encontraba sentado en el ba?o. M?s tarde mi madre me dio un cuaderno grueso, diciendo: Sergushechka,11
Diminutivo deSergei


[]
anota todo lo que se te pase por tu cabecita. No te saltes ninguna parte.


Ahora bien, volvamos alos principios de la historia de Sergei Prokofiev, que comienza en los tiempos del gobierno del zar Alejandro III y m?s tarde sigue con el zar Nicol?s II. Ellos eran los ?ltimos representantes de la dinast?a Romanov, que rein? en Rusia desde el 1613hasta el 1917. Debido alos estereotipos, estamos acostumbrados apensar que las personas famosas nacen en ciudades grandes, considerando que la vida cultural en ?stas les ayuda aformar sus intereses y talentos. Al contrario de la opini?n popular, nuestro h?roe naci? muy lejos de la capital y de otros grandes centros de cultura. El pueblo natal de Sergei Prokofiev sol?a llamarse Sontsovka. Actualmente es el pueblo Kr?snoye, situado en el distrito de Donetsk, Ucrania. Los cambios de los nombres de las ciudades y los pueblos fueron muy comunes en Rusia despu?s de la Revoluci?n de 1917. El nuevo poder buscaba otros nombres para demostrar que el pa?s hab?a entrado en una distinta dimensi?n hist?rica y que no exist?a m?s la conexi?n con el pasado zarista. La palabra kr?snoye en ruso significa rojo, el color m?s caracter?stico de los bolcheviques.

Sontsovka era un pueblo chico situado lejos del ferrocarril, sobre las orillas del r?o Volchya, aunos 1500km de Mosc?. Esta parte de Ucrania se distingue por su impresionante belleza. Afinales del siglo XIX, el distrito Bachmut, rico en carb?n y sal, se desarrollaba r?pidamente. Se alargaban las redes ferroviarias, se constru?an f?bricas y comenzaban afuncionar las minas. Pero S?ntsovka todav?a se encontraba lejos de la industrializaci?n y llevaba una vida campesina. El terrateniente S?ntsov y su familia no resid?an en este lugar y, por lo pronto, encomendaban la administraci?n al padre del futuro compositor. Entonces, desde principios de los a?os ochenta del siglo XIX, la hacienda se encontraba bajo la gesti?n del ingeniero-agr?nomo Sergei Aleks?ievich Prokofiev (18461910). Al comenzar sus tareas ?l recibi? muy buen trato por parte de los campesinos. Ellos lo quer?an mucho, consider?ndolo un hombre justo y de gran coraz?n. Sergei Aleks?ievich era un t?pico representante de la clase media de los intelectuales. Era un peque?o mercader de Mosc?. Luego de haberse graduado de la Escuela Superior de Comercio, se dedic? al estudio de las ciencias naturales. Estudi? durante cuatro a?os desde el 1867hasta el 1871en la Academia de Agricultura Petrovsko-Razumovskaia, donde en aquellos tiempos ense?aba Kliment Timiriazev, un famoso bi?logo y fisi?logo ruso.

La madre de Prokofiev, Mar?a Grig?rievna Zhidkova (18551924), naci? en San Petersburgo. Apesar de que su familia era humilde, recibi? una educaci?n amplia. Cuando se cas? con Sergei Aleks?ievich, decidi? dejar el ruidoso San Petersburgo por la tranquilidad y vida rural de S?ntsovka. All? empez? aayudar asu marido en las tareas administrativas y comunales. El pueblo sufr?a de pobreza y analfabetismo, y Mar?a Grig?rievna dedicaba voluntariamente su tiempo libre para ense?ar alos chicos campesinos.

La vida matrimonial de los padres de Prokofiev hab?a sido atormentada por la prematura muerte de dos hijas, Mar?a y Liub?v. Cuando se aseguraron de que el tercer hijo hab?a nacido sano y fuerte, la preocupaci?n porsu desarrollo y educaci?n parec?a haberse multiplicado por tres. Cre?an que cualquier sacrificio osufrimiento para asegurar un buen futuro para Sergei estar?a justificado. Tal vez cierto exceso de libertad le permiti? aProkofiev sentirse siempre protegido y seguro de s? mismo, fermentando en ?l el sentido de ser directo e independiente.


Sergei Prokofiev ala edad de un a?o con sus padres. En el jard?n de S?ntsovka,1892


En su Autobiograf?a Prokofiev escribe:


Nac? en 1891. Borod?n hab?a muerto cuatro a?os atr?s, Liszt cinco, Wagner ocho y M?sorgski diez. ATchaikovski le quedaban todav?a dos a?os y medio de vida. Hab?a completado la Quinta Sinfon?a, pero todav?a no empezaba la Sexta. Rimski-K?rsakov reci?n hab?a terminado su Scheherezade y estaba prepar?ndose para revisar la ?pera Boris Godunov de M?sorgski. Debussy ten?a veintinueve a?os, Glazunov veintis?is, Skriabin diecinueve, Rachm?ninov dieciocho, Ravel diecis?is, Stravinski nueve y Hindemith no hab?a nacido a?n. Alejandro III gobernaba en Rusia; Lenin ten?a veinti?n a?os y Stalin once. Yo nac? el mi?rcoles 11de abril (Calendario Juliano), alas cinco de la tarde. Este era el cent?simo d?a del a?o. El 11de abril corresponde al 23de abril seg?n el Calendario Gregoriano, no al 24, como calculan algunos equivocadamente.


Mar?a Grig?rievna recordaba: Mi marido no tocaba el piano, pero le gustaba mucho la m?sica y por eso apoyaba permanentemente la idea de mis lecciones. Tambi?n ayudaba con todos los medios al desarrollo musical de nuestro hijo. (). Aveces suced?a que cuando realizaba mi habitual tarea musical, el peque?o Sergusha, de tres a?os, corr?a desde su cuarto hacia el hall donde se encontraba el piano y dec?a: Esta canci?n me gusta. Quiero que sea m?a. Aveces, cuando terminaba de interpretar alguna pieza, ve?a con asombro que estaba sentado tranquilo en un sill?n y escuchaba mi m?sica.

El futuro compositor describ?a as? asu madre:


Ella tocaba el piano bastante bien. Adem?s, la vida de pueblo le permit?a dedicar cualquier cantidad de tiempo aesta actividad. Ella no ten?a un don musical particular y la t?cnica pian?stica se le daba con mucha dificultad. No le gustaba tocar frente aun p?blico, porque le ten?a miedo. Ella pose?a tres cualidades importantes: la obstinaci?n, el amor y el buen gusto. No dejaba ninguna obra sin lograr su mejor interpretaci?n. Se dedicaba al trabajo con mucho afecto y se interesaba s?lo por la m?sica seria. Esto ?ltimo cumpli? un rol importante en el desarrollo de mi gusto musical. Desde mi nacimiento escuchaba aBeethoven y aChopin, y alos doce a?os me acuerdo conscientemente que despreciaba la m?sica ligera.


Una vez el peque?o Seriozha, haciendo volteretas sobre la cama de su padre, se cay? y se golpe? contra un gran ba?l de metal. El golpe fue tan fuerte, que no paraba de gritar. El gran lobanillo permaneci? sobre su frente durante toda su infancia y juventud, desapareciendo reci?n alos treinta a?os. Una vez, Prokofiev se encontraba dirigiendo uno de sus ballets en Par?s. Luego del espect?culo, que tuvo mucho ?xito, el artista Mikhail Larionov toc? el lobanillo con el dedo y dijo enigm?ticamente: Tal vez en ?l se aloja todo tu talento.

Primeros encuentros con la m?sica

El talento musical de Prokofiev se revel? auna muy temprana edad; probablemente alos cuatro a?os. La madre pasaba varias horas practicando piano, habiendo comenzado los estudios con los ejercicios de Karl Czerny. Sergei se acomodaba arriba de una silla. La madre practicaba sobre el registro mediano del teclado y dejaba asu hijo las dos ?ltimas octavas, donde ?l realizaba sus experimentos infantiles. La mezcla de los sonidos pod?a parecer un ensamble b?rbaro, pero Mar?a Grig?rievna hab?a hecho el c?lculo correcto: muy pronto Sergei comenz? aacercarse al piano solo, tratando de repetir algunas melod?as que hab?a escuchado antes. Sin duda, la madre del futuro compositor pose?a un talento pedag?gico. Haciendo escuchar y dejando improvisar en el piano asu hijo, llev? aque el ni?o comenzara acomponer peque?as piezas musicales. Adem?s, trataba de escribir notas para sus obras, sin saber c?mo se hac?a una partitura. Sergei dibujaba notas como un ornamento, tratando de repetir lo que siempre ve?a sobre el pupitre del piano. Una vez se acerc? asu madre con un papel lleno de notas y dijo:

Mira, ?compuse la rapsodia de Liszt!

La madre le explic? que no se pod?a componer la rapsodia de Liszt, porque ?sta es una pieza y tambi?n que Liszt fue, precisamente, la persona que la compuso. Adem?s le aclar? que no se puede escribir m?sica sobre nueve l?neas y sin compases, que en realidad se escribe sobre un pentagrama y con divisiones. Este hecho motiv? aMar?a Grig?rievna acomenzar adarle clases sistem?ticas asu hijo para que aprendiese los principios de la escritura de notas. Junto con la m?sica, Sergei comenz? aestudiar el ruso, matem?tica y lenguas extranjeras. Todos los d?as, auna determinada hora, el padre le daba clases generales. La mam? asu vez le ense?aba franc?s y alem?n. M?s tarde, la familia contrat? aLouise Roblen, una institutriz francesa, quien ense?aba al ni?o materias generales y adem?s hac?a copias de los manuscritos de las obras del peque?o compositor.

Alos cinco a?os, Sergei hab?a compuesto una melod?a. Le dio el nombre de Galope ind?gena y la interpretaba constantemente. El titulo parec?a absurdo, pero la hab?a nombrado as? porque en esa ?poca en los diarios se comentaba sobre el hambre en la India y los adultos le?an y discut?an mucho acerca de este tema. En la melod?a faltaba el signo de si bemol. Lo m?s probable era que el peque?o compositor todav?a no se decid?a atocar las teclas negras. La madre le explic? que si a?ad?a la tecla negra, esta pieza podr?a sonar mucho mejor. Sergei, sin discusiones, agreg? el si bemol y cambi? el t?tulo aGalope indio. Le gustaba mucho el proceso de escribir notas, y durante la primavera y el verano de 1897ya hab?a compuesto tres piezas m?s: el Valse, la Marcha y el Rond?. En su casa no hab?a papel para escribir notas y alguien ten?a que hacer las l?neas del pentagrama amano para entreg?rselas al ni?o. Todas sus primeras piezas Sergei las escrib?a en Do mayor, y por su estilo siempre se parec?an al Galope indio. Una vez, vino de visita aS?ntsovka una conocida de la familia, que tambi?n sab?a tocar el piano. Ella y Mar?a Grig?rievna interpretaban acuatro manos algunas obras musicales. Escuch?ndolas, peque?o Sergei qued? impresionado: ?Tocan diferentes melod?as, pero todo sale tan lindo!, dec?a.

M?s tarde expuso:

Mam?, voy aescribir una marcha para cuatro manos.

Es dif?cil, Serg?shechka. Todav?a no sabes componer m?sica para dos personas que tocan alavez.

No obstante, el ni?o se sent? acomponer y la marcha dio resultado.


Con respecto ami educaci?n musical, mi madre volcaba la mejor atenci?n y cuidado. Lo m?s importante para ella era sostener el inter?s del ni?o por la m?sica y no forzar los estudios exigiendo la aburrida memorizaci?n. Apartir de all?, dedicar menos tiempo alos ejercicios y m?s tiempo aconocer la literatura musical. Es la visi?n perfecta que deber?an tener en cuenta todas las madres.

Cuando ten?a siete a?os, mi madre me daba lecciones de veinte minutos por d?a, observando con mucha precisi?n para no dejar pasar esta importante etapa. Luego, cuando ten?a nueve a?os, los estudios hab?an aumentado hasta una hora por d?a. Para las lecciones ella compr? la Biblioteca de clases de Stroble, donde las piezas musicales estaban organizadas seg?n el nivel de complejidad. Yo le?a las notas con facilidad, y luego de tocar alguna pieza varias veces, esta misma, por lo general, ya flu?a sin problemas. Lo que m?s preocupaba ami mam? eran las m?ltiples repeticiones de lo mismo, por eso trataba de darme una y otra pieza para extender mi repertorio. Consegu?a los libros con las clases para piano de fon Arca y de Czerny. De esta manera, la cantidad de m?sica que pasaba atrav?s de m? era enorme. Antes de entregarme alguna pieza, ella probaba tocarla sola, y si algo no le parec?a lo suficientemente interesante, la descartaba. Y las otras, si las aprobaba, llegaban am? y las revis?bamos juntos, hablando de lo que me gustaba, lo que no y porqu?.


Tal vez por eso, desde muy temprana edad, en Prokofiev se hab?a desarrollado la independencia de las opiniones y la capacidad de leer r?pido las partituras. Asu vez, el conocimiento de una amplia cantidad de material musical le ayudaba aorientarse bien en los estilos y las ?pocas de las obras de otros compositores. No obstante, exist?a el otro lado de la medalla: el aprendizaje era tan intenso que muchas cosas no quedaban consumadas. Se notaba cierta desprolijidad al tocar el piano oalguna incongruencia en la ubicaci?n de los dedos sobre las teclas. Prokofiev dec?a: Mi pensamiento corr?a adelante pero los dedos se quedaban atr?s. Esta falta de precisi?n en la t?cnica pian?stica se mantuvo durante los primeros a?os de su asistencia al Conservatorio y fue desapareciendo gradualmente despu?s de los veinte a?os. M?s all? de sus estudios en casa, hay que reconocer que ala edad de los diez a?os Sergei ya ten?a su propia opini?n acerca de cualquier obra musical, y lo que es m?s importante todav?a, pod?a defenderla. Como observ? el mismo Prokofiev, su temprana educaci?n musical fue la garant?a de poder vencer cualquiera de las dificultades en sus futuros estudios.





: 1 2 3 4 5 6